Se garantizarán los daños y pérdidas materiales directos que sufran los equipos informáticos que se encuentren en el domicilio de sus empleados.